La farmacia y su papel primordial en la adherencia: el spd

Publicación: Mar 10, 2023

medical dispenser

La adherencia se define como el seguimiento de las pautas proporcionadas por el médico por parte de los pacientes. De acuerdo con las afirmaciones de la multinacional Pfizer, su escasez supone un grave problema. Con esta base, proponemos poner de relieve el SPD ​y la importancia del profesional farmacéutico en este ámbito.

Claves de la adherencia en el sistema sanitario

Según la OMS, la adherencia es «el grado en el que la conducta de un paciente, en relación con la toma de medicación, el seguimiento de una dieta o la modificación de hábitos de vida, se corresponde con las recomendaciones acordadas con el profesional sanitario». Con esta cualidad, le otorga una posición clave en el sistema sanitario.

La eficacia de la intervención de un especialista reside, en gran parte, en la consideración que le otorgue el usuario. Una mala gestión del tratamiento por parte del paciente es igual que negligente que la inexistencia de este. Por tal razón, resulta imprescindible fomentar este valor mediante labores de concienciación.

Sin embargo, el problema se agrava cuando hablamos de ancianos o personas con discapacidad. ¿Cómo podrías hacer que una persona con alzhéimer siga una rutina de actividad y dinamismo? Como es lógico, resulta indispensable la colaboración de la familia, el cuidador profesional y otras personas que formen parte del entorno.

Una elevada adherencia, básica para la calidad de vida

La detección de una enfermedad en fases tempranas es clave para aumentar la tasa de supervivencia. No obstante, de nada sirve esta cuestión si el usuario no sigue la pauta de cuidados indicada por el especialista. ¿Qué supone entonces la adherencia para la calidad de vida? Trataremos de explicártelo en tres claves primordiales:

  • Un seguimiento estricto de un tratamiento permite evitar nuevas intervenciones o terapias.
  • La creación de conductas de adherencia ayuda a mantener la autonomía y la autogestión.
  • El cumplimiento por parte del paciente lo convierte en una pieza clave de la cadena asistencial.

Otra de las claves de esta práctica es el uso racional de los medicamentos. Hay que concienciar acerca de la necesidad de respetar las dosis y periodos horarios. De esta manera, se amplía la eficacia que poseen, especialmente, sobre personas mayores. Este grupo de edad tiende a estar sobremedicado, según la asociación del Defensor del Paciente.

El papel coordinador del farmacéutico comunitario

El farmacéutico comunitario es una figura esencial para asegurar el acceso de medicamentos y terapias médicas a la población. Desde el ámbito autonómico, las administraciones se centran en este profesional para mejorar la adherencia. La inexistencia de listas de espera y una rápida atención son las razones que explican una mayor cercanía.

Cuando el paciente puede tener trato directo con un especialista en la salud, disminuyen las visitas a urgencias. Lo mismo sucede con las hospitalizaciones, derivadas de la situación anterior y que provocan un «cuello de botella» en los hospitales. Como puedes ver, son una parte diferenciada de la Atención Primaria, pero con una relevancia similar.

Los SPD, una solución para el sector farmacéutico

Un SPD (Sistema Personalizado de Dosificación) es una solución prometedora para incrementar la adherencia. Un farmacéutico comunitario puede proporcionarlo para que sea el propio usuario quien organice su pauta de medicamentos. De esta manera, se potencia la autonomía, especialmente, después de los 65 años.

Generalmente, se presenta en formato de pastillero semanal, con un diseño intuitivo que facilita su comprensión. Para personas de la tercera edad o dependientes, es posible incluso prepararlos en la farmacia. Como resultado, se minimiza el margen de error, que puede conducir a efectos indeseados con medicamentos de gran potencial.

Pero ¿sabes qué otras ventajas tiene este medio de dosificación? Te mostramos cinco de ellas:

  • Facilita la incorporación de un nuevo medicamento, sobre todo, en personas con múltiples enfermedades.
  • Resulta fácil de usar y puede ser más comprensible por usuarios con discapacidad psíquica.
  • Cuenta con un sistema de conservación apropiado para medicamentos en distintos formatos, incluso cápsulas.
  • Puede albergar distintos tratamientos en un mismo espacio sin riesgo alguno de contaminación.
  • Sigue un protocolo de seguridad y calidad exigente que proviene de la administración autonómica correspondiente.

Las intoxicaciones involuntarias son un problema recurrente en la tercera edad, sobre todo, cuando comienza la gran dependencia. Después de los 75 – 80 años, también es común perder adherencia respecto a los tratamientos. Los despistes y los olvidos frecuentes hacen que las pautas de un especialista pierdan eficacia.

Otros beneficios del pastillero semanal

Un SPD de farmacia es vital en estos casos y puede ayudar al anciano a seguir con su medicación. Lo mejor de todo es que lo puede hacer sin perder autonomía. Incluso puede ser administrado por el cuidador (profesional o no), así como por la familia. Es un sistema parecido al que usan en centros sociosanitarios, pero con mayor accesibilidad.

Otra de las ventajas de este sistema es la facilidad de manipulación. Los problemas de visión asociados a la tercera edad (incluso la presbicia después de los 50 años) son determinantes. Pueden contribuir a que el usuario pierda un fármaco y piense que ya lo ha tomado, lo que perjudica al seguimiento del tratamiento.

¿Te parece útil este recurso? Ciertamente, lo es. Pero debes saber que hay ciertos grupos de población para los que puede resultar determinante, con independencia de la edad:

  • Personas con más de un cuidador.
  • Usuarios de centros de día.
  • Pacientes con enfermedades crónicas.
  • Personas con una pauta compleja de medicación.
  • Usuarios con autonomía reducida y con tendencia al olvido de tomas.
  • Personas con polimedicación.

Un último grupo lo conforman quienes sufren deterioro cognitivo. ¿Sabes cómo le puede ayudar el Sistema Personalizado de Dosificación? Les proporciona una herramienta para recordar el máximo tiempo posible su régimen de fármacos. Como resultado, la imposibilidad de seguirlo de manera independiente se retrasa en el tiempo.

Como has podido ver, el SPD pretende ser una solución para mejorar la adherencia de los pacientes. Una mayor autonomía responsable y un control a distancia del tratamiento deben ser la base del trabajo en farmacia. Las personas mayores y las dependientes, sin lugar a duda, serán las que estén más beneficiadas por esta práctica.

Post Relacionados: 

Manejo del Dolor Crónico en Personas Mayores

El dolor crónico es una realidad desafiante y prevalente en la vida de muchas personas mayores. A medida que la esperanza de vida aumenta, también lo hace la necesidad de abordar de manera efectiva las condiciones de salud que afectan la calidad de vida en la tercera...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *