Cuidado de personas mayores en casa

Publicación: Jun 6, 2023

Categoría: Población mayor

Cuidado de personas mayores en casa

Cuando comienza la etapa de la gran dependencia (75 – 80 años), las personas mayores necesitan todavía más de nosotros. Sin embargo, no siempre es fácil que estén en su domicilio —algo que deberíamos procurar por su bienestar emocional—. Te explicamos cómo te será útil un pastillero semanal en el cuidado de personas mayores y cómo deberías efectuar los cuidados en casa.

Cuidado de personas mayores, mejor en casa

¿Dónde están mejor nuestros familiares que en sus propias casas? Las residencias y centros sociosanitarios en general son opciones de calidad en la mayoría de los casos. Sin embargo, no contribuyen a generar el mismo entorno de comodidad, confianza e independencia que ellos necesitan. Por ello, vamos a centrarnos en una opción más difícil, pero que se merecen: cuidarlos en su domicilio.

Durante los últimos años, ha aumentado el número de personas mayores que permanecen en sus viviendas. Incluso ha aumentado el cohousing, una tendencia que busca la convivencia entre varias personas para que reciban la asistencia que necesitan. De esta manera, incluso es posible abordar la necesidad de acompañamiento.

Lo que pretendemos que tengan la oportunidad de pasar esta etapa de sus vidas en el mismo lugar que han luchado por tener. Después de todo, es su derecho y tú, como cuidador (ya seas familiar o profesional), eres quien puede hacérselo valer. ¿De qué manera? Simplemente, con cariño, dedicación, atención y motivación.

Estar con una persona mayor en su propia casa contribuye a que mantengan la autonomía durante mayor tiempo. Llegado este punto, te interesará saber que, en muchos casos, la pérdida de esta se debe a razones psicológicas y no físicas. Entre ellas, la depresión o la sensación de no sentirse útiles, que causa un gran daño emocional que tú puedes evitar.

Las nuevas opciones de accesibilidad hacen posible que la persona esté durante más tiempo en su domicilio. Dicho de otro modo, evitan que una determinada enfermedad obligue a trasladarla a una residencia. Entre ellas, destacan las camas articuladas, las sillas de ruedas motorizadas o los andadores, que son más estables y cómodos de usar.

¿Cómo garantizar el bienestar de una persona mayor?

Los cuidadores a domicilio tienen una increíble oportunidad para crear un enorme impacto en la vida de los ancianos. De hecho, se convierten en parte de sus familias o, si ya lo son, consiguen forjar un lazo mucho más sólido. Por tanto, queremos compartir contigo algunos consejos ideales para darles la comodidad que se merecen.

Procura adaptar la casa

Las barreras arquitectónicas complican la vida cotidiana de una manera significativa. Resulta imprescindible evitar escalones innecesarios y pasillos demasiado estrechos. Hay que medir, igualmente, la anchura de las puertas y arcos con el propósito de que una silla de ruedas llegue a caber. Puede que ahora no sea necesaria, pero igual lo es dentro de un tiempo.

Haz una rutina de cuidados médicos

Posiblemente, haya ciertos tratamientos que necesite mantener, o quizá tenga que acudir a revisiones periódicas. En cualquier caso, es importante que tengas un calendario. Las personas de edad avanzada sabrán llevar sus citas médicas, pero es esencial que tengan el apoyo de alguien más que les recuerde a cuáles tiene que acudir. Un calendario colaborativo que rellenéis entre ambos es la mejor opción.

Plantea actividades de ocio

La animación y el ocio son indispensables durante la tercera edad, y suelen perderse cuando empiezan a pasar horas enfrente de la televisión. Para combatir esta situación, anímale a realizar actividades de desarrollo cognitivo. Pueden ser crucigramas, juegos de mesa, puzzles o también otras más complicadas, como la pintura.

Apuesta por la nutrición saludable

Junto con la medicación, una adecuada alimentación también le da una mejor calidad de vida. Intenta que haga sus propios platos, como ha hecho durante los años anteriores, para que no pierda autonomía. Pero ayúdale cuando veas que siente mareos o escasa motivación, es fundamental que nunca dejen de comer bien.

Fomenta la higiene personal

Cuando sienten debilidad, suelen tener miedo a ducharse, y ello conduce a una pérdida de higiene personal. Deben mantener una cierta rutina, siempre adaptada a sus capacidades físicas. Es primordial que se cuiden como han hecho siempre y que elijan la ropa que van a llevar durante el día. Estos pequeños detalles contribuyen a que mantengan su autonomía.

Procura que pasen tiempo en el exterior

Las actividades bajo la luz del sol son idóneas con el objetivo de que sigan socializando y teniendo contacto con el exterior. Intenta que practiquen aficiones como la jardinería o los paseos. Incluso sería una estupenda idea que lleguen a cuidar sus amistades con otras personas de su entorno y también (pero no solo) de su misma edad.

La medicación organizada, una clave fundamental

Hay una pauta imprescindible que va más allá de todo lo anterior, y es la medicación. Cuando alcanzan la tercera edad, les suele costar mantener las prescripciones del médico, sobre todo, cuando están polimedicados (esta circunstancia es muy común). Por ello, conviene ayudarles, pero sin que pierdan su autonomía.

Una solución perfecta es el pastillero semanal en farmacia, que tienen la opción de controlar por su propia cuenta. Solo tienen que rellenarlo (para lo que tú eres de gran ayuda) cada domingo. De este modo, tendrán organizado el resto de la semana y minimizarán la posibilidad de experimentar errores.

La idea es que puedas despreocuparte de los fármacos que deben tomar (aunque sí supervisarlos en cierto modo). Con esta base, tendrás más tiempo para dedicarles y hacerles sentir queridos. Por ejemplo, llevándolos a la calle a pasar el día, dando algún pequeño paseo o escuchándoles, que es otra de las necesidades que más se hacen patentes.

Existen incluso empresas dedicadas a cuidar de personas mayores para que tengas una ayuda extra. Con sus profesionales, llegan a cubrir los ámbitos que quizá tú no puedas, como es la asistencia sanitaria. Cuideo y Aiudo son dos ejemplos que queremos compartir contigo y que te resultarán de gran utilidad.

Como hemos demostrado, cuidar de tus mayores en casa es una labor que requiere esfuerzo, pero que ellos merecen. Recuerda que siempre estarán mejor en su domicilio antes que en una residencia. Para facilitarte una de las tareas más complejas, el pastillero semanal será tu mejor aliado. ¡Cómpralo ya en tu farmacia!

Post Relacionados: 

Manejo del Dolor Crónico en Personas Mayores

El dolor crónico es una realidad desafiante y prevalente en la vida de muchas personas mayores. A medida que la esperanza de vida aumenta, también lo hace la necesidad de abordar de manera efectiva las condiciones de salud que afectan la calidad de vida en la tercera...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *